domingo, 29 de septiembre de 2013

CANCERBERO O CERBERO


Cerbero, hijo de los monstruos Equidna y Tifón y hermano de Ortro, era el perro de los infiernos y el guardián del inframundo. Situado como guardián en la puerta del reino de Plutón, en la parte más remota del famoso río Estigio, en el lugar en que Caronte el barquero desembarcaba a las almas de los difuntos.

Su función era simple: no impedía a nadie el poder entrar pero prohíbe completamente la salida de cualquiera. Por lo general, se identificaba como atributo distintivo de Plutón o Hades, el dios de los infiernos, y suele aparecer en las escenas que describen el Olimpo o los banquetes de los dioses.
Los nombres de sus cabezas son, de izquierda a derecha, Veltesta, Tretesta y Drittesta, traducidas respectivamente como "cabeza izquierda", "tercera cabeza" y "cabeza derecha".

La existencia de un perro infernal en la entrada del reino de los muertos ya estaba presente en la mitología indoeuropea original, pues aparece en los mitos de otros pueblos, como es el caso del perro Garm de la mitología escandinava.

Esta criatura era descrita como un perro gigante de tres cabezas imponentes y con la cola formada por serpientes. Pocos eran los mortales que lograron atravesar el oscuro umbral controlado por él. Hércules lo capturó llevándolo a Euristeo y Orfeo, con su dulce canto, consiguió aplacarlo y llevarse consigo a Eurídice. Otros héroes, después del viaje al Hades, se encontraron ante tal feroz figura, al que solo lograron amansar echándole una pócima soporífera: entre estos se encuentran Psique, cuando por orden de Venus fue al encuentro de Proserpina, y la sibila que acompañó a Eneas.


CERBERO
William Blake
1824 - 1827
Londres, Tate Gallery



BOCETO DEL CAN CERBERO
Giuseppe Arcimboldo
1585

No hay comentarios:

Publicar un comentario