lunes, 23 de septiembre de 2013

LAS FURIAS O ERINAS


Las Furias (en la mitología romana) o Erinas (en Grecia) eran divinidades de los infiernos, diosas de la venganza que atormentaban a quienes hubiesen violado el orden moral, castigando de manera totalmente particular los crímenes perpetrados en el ámbito de las relaciones familiares.

Nacidas de la sangre de Urano caído a la tierra cuando fue mutilado por su hijo Saturno, eran divinidades primitivas que no conocían la autoridad de los dioses del monte Olimpo. Al igual que con las Parcas y con el Destino, los dioses deben someterse a su voluntad. En un principio de número indeterminado se convirtieron en tres: por un lado estaba Alecto -"la inquieta"-, quien castigaba delitos morales. Por otro lado se encontraba Tisifone -"la castigadora del homicidio"-, la que castigaba delitos de sangre y, por último, Megera -"la odiosa"-, que castigaba la infidelidad.

Eran descritas como divinidades aladas con cabellos de serpientes. En la mano llevaban látigos o fustas para imponer sufrimiento. Cuando se apoderaban de alguna vida o víctima infeliz garantizaban la perpetuidad o la no escapatoria: huir era imposible y el tormento infinito solo cesaría con la locura o con la muerte.

Las furias son citadas sobre todo en el mito de Orestes. Este vengó a su padre, Agamenón, matando a su madre, Climenestra y a su amante, Egisto. 


ORESTES PERSEGUIDO POR LAS FURIAS
William-Adolphe Bouguereau
1862
Museo Chrysler de Norfolk.



LAS FURIAS
John Flaxman

No hay comentarios:

Publicar un comentario