lunes, 30 de septiembre de 2013

LOS HECATÓNQUIROS


Los Hecatónquiros (también conocidos como Hecatónqueros o Centimanos), hijos de los Titanes Gea y Urano (la Tierra y el Cielo, respectivamente) eran gigantes de cien brazos y cincuenta cabezas.

A veces, se consideraban como deidades marinas, y puede que la terminología esté relacionada con los pentekonter, los barcos de cincuenta remeros. En total eran tres: Briareo ("fuerte"), Giges y Coto. Homero, en cambio, se refirió a Briareo como Egeón ("cabruno").

Su padre fue quien los arrojó al remoto Tártaro, el peor rincón del Hades o el Inframundo, pero fueron rescatados posteriormente por Cronos o Saturno. Así, valiéndose de la deuda, Saturno aprovechó la ocasión y los Hecatónquiros, al igual que los Cíclopes, lo ayudaron a castrar y derrocar a Urano. Tras su ayuda, Saturno volvió a encerrarles en el Tártaro, donde permanecieron custodiados hasta que Júpiter los rescató. Durante la Titanomaquia (la Guerra de los Titanes), ayudaron el rey de los dioses arrojando rocas de cien en cien a los antiquísimos Titanes.

Cuando terminó la guerra, habitaron en palacios en el río Océano, convirtiéndose en los guardianes de las puertas del temible Tártaro, donde Júpiter encerró a los derrocados Titanes.


TETIS INVOCA A BRIAREO
John Flaxman
1793

No hay comentarios:

Publicar un comentario