sábado, 21 de septiembre de 2013

LOS MANES, LEMURES Y LARVAS


En Roma los Manes eran almas separadas del cuerpo. Los Manes de los padres merecían igual respeto que los dioses por ser consideradas divinidades protectoras que habitaban junto a los sepulcros y velaban por las cenizas depositadas en ellos. 

El culto consistía en las plegarias, las libaciones y les inmolaban una oveja negra. El ciprés, el árbol fúnebre, les estaba especialmente consagrado.

El ruido del hierro y el sonido del bronce les eran insoportables y les hacían huir, pero la presencia del fuego les causaba alegría: de aquí proviene que en Italia se colasen lamparas en los sepulcros. Los romanos, para recordar a los profanos y a los impíos la santidad de los sepulcros, solían escribir sobre las losas "¡A los dioses Manes!".

Con frecuencia los poetas latinos usaban el nombre de Manes para designar el inframundo o al mismísimo Plutón. Además, los Manes se suelen confundir con los Lares y con los Lemures.

Los Lemures o Larvas eran una especie de fantasmas, espectros o duendes que se dedicaban a asustar a los mortales. El medio más seguro para ahuyentarlos era arrojar habas o quemarlas para que el humo de la legumbre causase aversión insoportable. Es más, se diferencian los Lemures, considerados bienhechores y propicios, y los Larvas, temibles y malhechores.


TUMBA ROMANA CON INSCRIPCIÓN D.M.: Dis manibus


1 comentario:

  1. Los manes y las larvas no se confundìan,pues las larvas eran fantasmas que no recibìan los ritos mortuorios a diferencia de los manes, es por esto que las larvas eran consideradas expectros malèficos y lo ùnico que recibìan eran ritos de exorcismo.
    Cuando los manes eran desatendidos de la piedad filial, pues los ritos eran practicados por sus familiares, entonces adquirìan un caracter malèfico, es decir, se volvìan larvas, pero hecho esta salvedad, no habìa confusiòn alguna entre las larvas y los manes, pues los ùltimos ocupaban su lugar en la sociedad a travès del culto privado. Mientras que las larvas eran fantasmas errantes.

    ResponderEliminar