domingo, 8 de septiembre de 2013

LOS RÍOS


En épocas paganas, era común el tributario culto a los Ríos por las ventajas que garantizaban tanto para el comercio como para la fertilización de tierras, pilar fundamental en la economía de la antigüedad. Primeramente, los egipcios elevaron el Nilo a la categoría de dios. Tomando a los del reino de Ra como ejemplo, los etolios divinizaron el Aqueolo, los frigios al Escamandro, los lacedemonios el Eurotas, los atenienses el Iliso y los romanos el Tíber.

En los templos de Grecia o Roma figuraban las estatuas de los principales Ríos, siempre hechas de bronce o de oro. Los Ríos eran representados bajo la figura de venerables ancianos con barba, pelo largo y rozagante, llevando una corona de juncos en la cabeza. Aparecen recostados entre las cañas, apoyándose sobre una urna inclinada de la que mana agua formando el río. A veces, se les representa bajo la forma de un toro para significar los mugidos de sus ondas o porque las sinuosidades del río tienen mucho parecido con los cuerpos de este cuadrúpedo.


ALEGORÍA DEL RÍO NILO
Escuela de Alejandría

No hay comentarios:

Publicar un comentario