domingo, 15 de septiembre de 2013

SILENO


Sileno era una divinidad campestre que generalmente se identificaba con un viejo sátiro a quien Baco fue confiado de niño y que lo crió convirtiéndose en su fiel compañero.

Hay distintas versiones sobre su origen: sería hijo de Pan o de Mercurio y una ninfa. Sileno era famoso por su gran sabiduría y poseía facultades adivinatorias. La tradición defiende que, mientras yace ebrio y dormido, los hombres consiguen sonsacarle las predicciones futuras rodeándolo y atándolo con guirnaldas florales.

En la mitología clásica, en particular en mitos asiáticos, se hablaba de varios Silenos que, a diferencia de los Sátiros, genios de los bosques y montañas, son considerados divinidades "del agua que corre fecunda".
Además a los Silenos se les atribuye el arte de la adivinación e inventos musicales. A pesar de las diferencias, ambas criaturas acabaron por ser indistintamente identificados.

En lo que a aspecto físico se refiere, Sileno solía ser representado bajo la figura de un viejo rechoncho, chato, con orejas grandes y cabeza laurel. Solía aparecer embriagado y encima de un asno sobre el cual a duras penas podía sostenerse.  

Crió al dios del vino y, después, se convirtió en su fiel seguidor. Al retorno del Baco de la India, Sileno fijó su residencia en los campos de Arcadia, donde su carácter jovial le granjeó la estimación de los campesinos. 


SILENO EBRIO
José de Ribera
1626
Nápoles, Museo Nazionale di Capodimonte


SILENO EBRIO
París, Louvre

No hay comentarios:

Publicar un comentario