jueves, 17 de octubre de 2013

ATLAS


En la mitología grecolatina, Atlas o Atlante ("soportar" o "portar") era hijo de Japeto y la ninfa Clímene. A su vez, era hermano de Prometeo, Epimeteo y Menecio.. Según la tradición, era considerado el padre de las Hespérides o Pléyades (con Hesperis), Mera, las Híades y Calipso.

Fue un joven titán que se unió a los enemigos de Júpiter en la guerra de los Titanes (la conocida como Titanomaquia). Aunque su hermano Prometeo le reveló anteriormente que parte de las dos saldría victoriosa de la batalla y recomendado prudencia, sufrió un castigo para toda la eternidad.

Atlas acaudilló a los Titanes en la guerra contra los olímpicos pero cuando fueron derrotados fue condenado a cargar también con el huerto amurallado y el dragón encargado de vigilar su árbol dorado.

Pero una profecía de la diosa Temis vaticinaba un ataque de Perseo, que, sosteniendo la cabeza de Medusa ante los ojos de Atlas lo convirtió en una enorme piedra creando la cordillera del Atlas. Se decía que estas montañas eran tan altas que llegaban a tocar el cielo, aunque sus árboles eran tan densos que la subida era imposible.

Vencido, Atlas fue condenado por el padre de los dioses a ser situado en lo alto de una montaña y condenado a llevar eternamente sobre sus espaldas la bóveda aplastante de los cielos. Según otros, en cambio, Atlas fue cambiado en montaña por Perseo.

Diodoro Sículo afirmaba en su Biblioteca histórica que Atlas o Atlante era un mítico rey de Mauritania, en Libia. Se decía que era un sabio filósofo y matemático y un extraordinario astrólogo, descubridor de la esfericidad de las estrellas y artífice del primer globo celeste. Por esa misma razón terminaría convirtiéndose en un personaje fantástico que llevaría el firmamento completo sobre sus hombros.


ATLAS
Estatua romana
s. II.


LAS HESPÉRIDES 

Unas de las hijas (en realidad sobrinas) de Atlas, llamadas Hespérides, habitaban en Mauritania en casa de un tío suyo y cultivaban un magnífico jardín, cuyos árboles, cargados de manzanas de oro, excitaban la codicia tanto de hombres mortales como de los dioses. Un dragón de siete cabezas era el guardián de la preciada fruta, que se encontraba a la entrada del jardín con los ojos continuamente abiertos.

Según otras fuentes como el poeta griego siciliano Estesícoro en su poema Canción de Gerión o el geógrafo griego Estrabón en su obra Geografía vol. III, estaban situadas en Tartessos, un lugar del lejano oriente situado en el sur de la península Ibérica. Para los romanos, el Jardín de las Hespérides había perdido su lugar arcaico en la religión, reduciéndose a una simple convención poética. En la poesía fue resucitado su mito para aludir tanto a un jardín hermoso como a las ninfas que moraban allí.

Eran ninfas que se unieron en matrimonio con dioses o con héroes, y después de su muerte fueron colocadas en el firmamento donde permanecen agrupadas formando la constelación de las Pléyades. Algunas veces se da a las Hespérides el nombre de Atlántidas o Pléyades, pero entonces son consideradas hijas directas.


EL JARDÍN DE LAS HESPÉRIDES
Frederic Leighton 
1892


LAS PLÉYADES

En Grecia, las Pléyades ("muchas", "hijas de Pléyone", "hijas de palomas") eran también siete hijas del titán Atlas y la ninfa marina Pléyone, nacidas en el monte Cileno. Eran las hermanas de las Hespérides, las Híades, Hiante y Calipso. Conocidas también como Atlántidas (entre las que también se encontraban las Hespérides), Dodónidas o Nisíadas, eran niñeras y maestras de Dionisos o Baco, dios del vino. Junto con las siete Híades, eran ninfas en el cortejo de Atermisa o Diana, compartiendo afición por la caza y como la diosa intentaban mantenerse puras.

Las Pléyades debeieron de haber tenido considerables encantos, pues varios de los más importantes dioses olímpicos (incluyendo a Zeus, Poseidón o Ares) mantuvieron relaciones con ellas, relaciones que inevitablemente el nacimiento de varios hijos.
  • Maya: la mayor de las siete Pléyades fue la madre de Hermes (Mercurio) con Zeus (Júpiter).
  • Celeno fue madre de Lico con Poseidón (Neptuno).
  • Alcíone fue madre de Hirieo con Lico.
  • Electra fue madre de Dárdano y Yasión con Zeus.
  • Estérope fue madre de Enómao con Ares.
  • Táigete fue madre de Lacedemón con Zeus.
  • Mérope fue la única de todas ellas que no mantuvo relaciones con los dioses.
Además, las Pléyabes son sólo seis de las estrellas que brillan intensamente agrupadas en una constelación que lleva su nombre. La última de ellas, Mérope, lo hace débilmente porque está eternamente avergonzada por haberse relacionado con un mortal condenado al Tártaro llamado Sísifo. Algunos mitos también aceptan el hecho de que la estrella que no brilla es Electra, en señal de luto por la muerte de Dárdano. Otras pocas versiones dicen que se trata de Estérope.

Tras ser Atlas obligado a cargar con el mundo, Orión persiguió durante cinco años a sus hijas y Zeus terminó por transformarlas, primero en palomas y luego en estrellas para, así, consolar a su padre. Además conseguirían la inmortalidad cuando Zeus las elevó al cielo.


LAS PLÉYADES
Elihu Vedder
1885
Nueva York, Metropolitan Museum of Art


LAS HÍADES

En la mitología griega, las Híades eran las "ninfas hacedoras de lluvia". Se piensa que las Híades eran hijas de Atlas y Pléyone o la oceánida Etra, y hermanas de la ninfa Calipso, las Hespérides y las siete Pléyades. 

En la mítica comarca de Nisa, fueron las que entregaron al niño Dionisos (Baco) a Ino. En la mitología romana, a las Híades se las identificaba con las Súculas. Eran ocho en total: Fésile, Cleeía, Córonide, Eudora, Ambrosia, Feo, Polixio y Dione.

En un principio, eran unas estrellas que aparecen en primavera de las que se decía que habían sido unas ninfas transformadas por el rey de los dioses en una constelación. La razón fue el gran servicio que habían prestado cuidando a Dionisos.

En una versión más tardía, se hacía de las Híades unas jovenes hermanas de Hiante que, desoladas por la muerte de éste, murieron de pena y serían transformadas en la constelación que lleva su nombre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario