martes, 8 de octubre de 2013

LA NOCHE, EL SUEÑO Y MORFEO


La Noche (conocida como Nix en Grecia) era hija del Caos y madre del Destino, del Sueño y de la Muerte. Los antiguos poetas la representaban coronada de adormideras, envuelta en un velo negro cuajado de estrellas y con actitud de recorrer la gran extensión de los cielos, siempre montada en un carro.

Al igual que las Furias o las Parcas, se le inmolaban las ovejas negras. También se le solía sacrificaba un gallo poque el canto turbaba la calma de las noches.

En Grecia, la Noche era pocas veces destinataria de cultos religiosos. Pero, segun Pausanias, tenía un oráculo en la acrópolis de la ciudad de Megara. Más frecuentemente, la Noche merodeaba en el fondo de otros cultos. Por ello, había una estatua con su nombre en el templo de Artemisa en Éfeso. Los espartanos rendían culto al Sueño y a la Muerte, concebidos por Nix como gemelos. 

El Sueño (Somnus) o Hipnos, la personificación del sueño, era hijo de Nix o la Noche y hermano gemelo de Tánatos, la muerte sin violencia. Según dicen los poetas, habitaba un palacio impenetrable a los rayos del Sol. En la entrada crecían amapolas y otroas plantas. Según algunas historias, vivía junto a su hermano gemelo en un palacio subterráneo cercano al de su madre.

Jamás ni el gallo mañanero, ni los gansos vigilantes, ni los perros, alteraron su tranquilidad. El dulce reposo tiene en él su morada habitual. El río del Olvido (o Lete) deslizaba allí sus lánguidas aguas cuyo débil murmullo invitaba a dormir.

En una ocasión, Juno le prometió la mano de una de las Gracias, Pasítea, si le ayudaba a dormir a Júpiter. El Sueño la ayudó pero el rey de los dioses se despertó y pensó en arrojarle del monte Olimpo. Sin embargo, su madre intervino, demostrando así el poder que tenía tanto sobre dioses como sobre mortales.

En el arte, era retratado como un hombre joven desnudo y con alas en los hombres o las sienes. Se le mostraba en muchas ocasiones con barba, siempre pareciéndose a su hermano la Muerte. Otras veces, aparece como un hombre dormido en una cama de plumas con cortinas negras a su alrededor. Sus atributos incluyen un cuerno de opio inductor del sueño, un tallo de amapola, una rama con rocío del río Lete y una antorcha invertida.

En medio de este palacio se encontraba un lecho de ébano rodeado de negras cortinas. En él, sobre las blandas plumas, reposaba el dios sumido en toda clase de sueños. A la puerta de la habitación se encontraba el vigilante ministro del Sueño, conocido como Morfeo, para impedir así que se produzca en su proximidad el más leve ruido.

Era representado con alas que batía rápidamente, pudiendo volar a cualquier rincón de la Tierra. Morfeo se encargaba de inducir los sueños de quienes dormían y de adoptar una apariencia humana para aparecer en ellos, especialmente la de los seres queridos. Así se les permitía a los mortales huir por un momento de las maquinaciones de los dioses.

Según ciertas leyendas antiguas, era el principal de los Oniros o los Sueños, los mil hijos engendrados por el Sueño y la Noche, su madre, o por el Sueño y Pasítea. Unos, insignificantes o engañosos, salían del infierno por una puerta de marfil; los otros, conocidos como verdaderos y proféticos, salían por una puerta de asta.



LA NUIT
William - Adolphe Bouguereau
1883



HIPNOS Y TANATOS TRANSPORTANDO A SARPEDON MUERTO 
MIENTRAS HERMES MIRA
515 a.C.



MORFEO E IRIS
Pierre - Narcisse Guérin
1811

No hay comentarios:

Publicar un comentario