lunes, 7 de octubre de 2013

LA OCASIÓN


La Ocasión era la diosa de la oportunidad, disponiendo el momento más favorable para lograr éxito en cualquier empresa. 

Era representada como una bella doncella con un sólo mechón de pelo en la parte anterior de la cabeza. Uno de sus pies descansaba sobre una rueda giratoria muy veloz y el otro quedaba en el aire. En su mano derecha llevaba una navaja, indicando así que siendo la ocasión fugitiva era necesario apresarla en el momento en el que se ofrecía. Además así se pretendía simbolizar el cortar todos los obstáculos interpuestos para cualquier objetivo. Sin embargo, cuando ya pasaba, vanos serían los esfuerzos que se hagan para alcanzarla.

Era una divinidad alegórica adjunta a la diosa Fortuna, con la cual muchas veces se la confundía. La conexión entre ambas era meramente simbólica, pues una buena Fortuna era entendida como una Ocasión difícil de aprovechar. Al mismo tiempo, la apariencia casi totalmente calva de la Ocasión simbolizaba lo mismo mediante lo difícil que resultaba atrapar de los cabellos a alguien calvo. 

A parte de ese aspecto, en otras representaciones aparecía figurada de un modo semejante a la Justicia: una figura con ojos velados o con un timón, ya que pilotaba la suerte de la humanidad.


LA OCASIÓN


No hay comentarios:

Publicar un comentario