miércoles, 16 de octubre de 2013

PROMETEO


Prometeo era hijo del titan Japeto y de la oceánida Climene. A su vez, era el más famoso de los Titanes y hermano de Epimeteo.

Dotado de un ingenio incalculable, consiguió formar un hombre y comunicó la vida al principal ingrediente para ello -el barro- con una chispa del fuego del carro del dios Sol. Así, fue el que creó a los primeros humanos, siempre bajo el aspecto de los dioses.

Júpiter siempre envidioso, ordenó a Vulcano que crease, a su vez, una mujer y la diera a Prometeo por esposa. Esta fue Pandora, la bella y virtuosa mujer con la maldición de la caja, que los mortales abrieron desencadenando todo tipo de calamidades. Colmada de dones espirituales y físicos, Pandora fue conducida ante su prometido. Prometeo receloso de los presentes del enemigo no aceptó la oferta, poniendo en guardia a su hermano. Epimeteo, sin embargo, no fue precavido, pues abrió la misteriosa caja sumiendo al mundo mortal en un caos. La única facultad que se mantuvo fue la esperanza porque Pandora supo cerrar la caja a tiempo.

Prometeo quiso pagar a Júpiter todos sus engaños. Sacrifico dos bueyes, introdujo en la piel de uno la carne de las dos víctimas y en la del otro sólo los huesos. Al instante ofreció al padre de los dioses dos regalos pidiendo que escogiese. Júpiter cayó en la trampa escogiendo la piel de los huesos. Su cólera fue infinita e ilimitada, Luego, y a pesar de la prohibición de Júpiter, tomó una centella de fuego del carro del dios Sol para entregárselo a los mortales. Castigó tanto a Prometeo como a los hombres: ordenó a Vulcano que encadenase al ancestro de la humanidad a una roca junto al Cáucaso donde, cada día, un águila le devoraba pedazos de hígado. Este, cada noche, se renovaba.Una versión diferente narra cómo Prometeo consiguió el fuego de la fragua divina de Vulcano. 

Otras versiones aceptan la posibilidad que el verdugo fuese Vulcano. En cuanto a los hombres, les envió a la esposa de Prometeo, Pandora.

A Prometeo le salvó, paradógicamente, el hijo del dios supremo, Hércules. El héroe atravesó al águila con una de sus flechas liberando a Prometeo de su condena. Después, ofreció su vida al centauro Quirón quien, herido irremediablemente, aceptó morir en su lugar donando al titán su inmortalidad.

Pero esta fábula ha tenido diferentes interpretaciones. Algunos autores defienden que Prometeo fue un escultor magnífico que hizo estatuas tan perfectas que parecían cobrar vida; otros, en cambio, aceptan el hecho de que fue un amigo de la humanidad, porque prestó a los mortales eminentes servicios. Antes de su venida, los hombres, bárbaros e ignorantes, no sabían razonar ni pensar. Abrían los ojos sin poder ver, escuchar o oír nada. Prometeo enseño diferentes trabajos: preparar ladrillos, trabajar madera, construir casas etc. Gracias a los consejos del titán, la raza humana consiguió imponer el yugo a los animales de tiro, engancharon caballos a los carros, navegaron y distinguieron cualquier componente de la vida. Tanta sagacidad e ingenio llevaron  a todos los confines de la Antigua Grecia la fama de que Prometeo tenía el don de la profecía, que desentrañaba el provenir y que los celos de los dioses se habían conjurado contra él.

El titán era muy estimado entre los mortales por dicha acción, pues, gracias a sus dones, habían conseguido desarrollar y progresar en el arte y la industria. Junto a Vulcano y Minerva, estaba considerado como uno de los promotores del progreso. 


EL MITO DE PROMETEO
Piero di Cosimo
1515
Munich, Alte Pinakothek



PROMETEO ROBA EL FUEGO
Jan Cossiers
1637
Madrid, Museo del Prado



VULCANO ENCADENANDO A PROMETEO
Dirk van Bauren



PROMETEO
José de Ribera
1630



CASTIGO DE ATLAS Y PROMETEO
Pintura vascular
550 a.C.
Ciudad del Vaticano, Museo Gregoriano Etrusco



PROMETEO SIENDO LIBERADO POR HÉRCULES
500 a.C.



PROMETEO LIBERADO POR HÉRCULES
Heinrich Füssli
1781 - 1785 

No hay comentarios:

Publicar un comentario