sábado, 16 de noviembre de 2013

TROYA


Troya  es una ciudad tanto histórica como legendaria. En griego era conocida como Ilión, y en turco Turva.
Es conocida mundialmente porque fue motivo y escenario del desarrollo de la mítica Guerra de Troya. Este célebre enfrentamiento bélico fue descrito, en parte, en la Ilíada, un poema épico de la Antigua Grecia atribuido a Homero. Éste también hizo referencia a la ciudad de Troya en la Odisea. La leyenda fue completada gracias a otros autores clásicos, tanto griegos como romanos, como por ejemplo Virgilio en la Eneida.

La Toya histórica estuvo habitada desde principios del III milenio a.C. Situalada en la actual provinicia turca de Çanakkale, junto al estrechos de los Dardanelos, entre los ríos Escamantro o Janto y Simois, ocupaba una posición estratégica en el acceso al Mar Negro. En torno a ella se encuentra la cordillera del Ida y frente a sus costas se divisa la cercana isla de Ténedos. Las especiales condiciones del estechos de los Dardanelos, en el que hay una corriente constante desde el Mar de Mármara hacia el Egeo y donde suele soplar un viento del nordeste durante la estación de mayo a octubre, hace suponer que los barcos que en la Antigüedad pretendían atravesar el estrecho debían esperar a menudo condiciones más favorables durante largas temporadas en el puerto de Troya.

Tras siglos de olvido, las ruinas de la ciudad fueron descubiertas en las excavaciones realizadas en 1971 por Heinrich Schilemann, tras unas prospecciones iniciales realizadas a partir de 1863 por Frank Calvert. 



RECONSTRUCCIONES DE LA CIUDADELA Y CIUDAD
DE TROYA, RESPECTIVAMENTE


LOCALIZACIÓN GEOGRÁFICA DE TROYA (TROY)



MURALLAS DE TROYA



TEATRO DE TROYA


TROYA EN LAS FUENTES HISTÓRICAS: LA HISTORIA DE LA CIUDAD

LAS FUENTES GRIEGAS

Los primeros colonos griegos que llegaron debieron de ser procedentes de Eolia. El origen del santuario de Atenea de la ciudad se remontaría al año 900 a.C., sobre el que el arqueólogo Dieter Hertel explicaba: "como muy tarde desde 900 a.C. fue también venerada la diosa griega Atenea, como se deduce del grueso sedimento sobre el revestimiento del pozo del bastión nororiental, que estaba completamente lleno de residuos de ofrendas".

Otros autores, en cambio, sostienen que los griegos no llegaron a colonizar Troya hasta el año 700 a.C. En todo caso, hasta el siglo III a.C. debió ser una entidad pequeña de población, de menor nivel que otras colonias litorales próximas, como Sigeo y Aquileo. Troya fue parte del reino de Lidia, teniendo como capital a la ciudad de Sardes, probablemente desde la época de Aliates, uno de los reyes de la dinastía Mermnada, de principios del siglo VI a.C. 

Los persas, bajo el mando de Ciro II el Grande, derrotaron al último de la dinastía de los Mermenada, Creso, en la Batalla del río Halis, invadiendo así su reino, incluyendo Troya, en 546 a.C. Entre 499 y 496 a.C., durante la revuelta jónica, los eolios apoyaron a éstos contra los persas en el reinado de Darío I, pero la rebelión fue sofocada. Himeas fue el general persa que sometió a Troya.

Más tarde, Jerjes I visitó en el 480 a.C. Troya, siendo relatada por Heródoto, que cuenta que sacrificó a Atenea mil bueyes y los magos ofrecieron libaciones a los héroes. Una de las consecuencias de la firma de la Paz de Calias entre persas y atenienses fue que Troya, junto a muchos territorios del Asia Menor, estuvo bajo la dirección de Atenas desde 449 a.C. Luego, a finales de ese mismo siglo, pasó a pertenecer a un principado dárdano dependiente de Persia. Poco después, desde 399 a.C., perteneció a Esparta y en el 387 a.C. volvió a pasar bajo el mando persa tras la furma de la Paz de Antálcidas con Esparta.

Alejandro Magno protegió de manera especial la ciudad, a la que llegó en 334 a.C. Él mismo se consideraba como "un nuevo Aquiles" y guardaba como un tesoro un ejemplar de la Ilíada. La visita de Alejandro Magno es narrada por Plutarco y Estrabón.

Tras derrotar a los persas prometió hacer de Ilión o Troya una gran ciudad, aunque fue Lisímaco de Tracia, uno de sus generales, el artífice de la mayor parte de las reformas y ampliación de la ciudad.

Entre los años 275 y 228 a.C., Troya perteneció al Imperio Seléucida, que años atrás había sido fundado por Seleuco, otro de los sucesores de Alejandro Magno. Del 228 al 197 a.C., la ciudad fue independiente, pero con vínculos con el Reino de Pérgamo. Volvió a pertenecer a los seléucidas entre 197 y 190 a.C. Durante toda esta época siguió siendo importante el culto hacia la diosa Atenea, siendo el sacrificio de bueyes un ritual que se celebraba en su honor, que se colgaban de un pilar o un árbol y allí se les abría la garganta.

También se celebraba una costumbre relacionada con el mito de la Guerra de Troya: según la leyenda, Áyax Locrio había arrastrado durante el saqueo de la ciudad a la princesa Casandra mientras ella, para buscar la protección divina, se había agarrado a la estatua de Atenea. Por esta razón, los locrios habían sido obligados por el Oráculo de Delfos a enviar cada año durante un periodo de mil años a dos o más muchachas de origen noble a Troya. Las jóvenes, una vez llagadas a la costa troyana, se convertían en sacerdotisas del templo, pero los habitantes de la ciudad trataban de matarlas en su trayecto. Si alguna moría, los locrios debían enviar otra en su lugar. La mayoría conseguía su objetivo y alcanzaba el templo de Atenea. Hay controversia sobre cuándo dejó de practicarse esta costumbre. Algunos señalan que finalizó tras la guerra focidia, en el 346 a.C; otros, en cambio, creen que se practicó hasta el siglo I.

LAS FUENTES ROMANAS

El prestigio de la ciudad de Troya en la época romana fue acompañado de motivaciones ideológicas y políticas, ligadas a las propias raíces de la fundación de Roma. En el 190 a.C., las tropas romanas llegaron a la ciudad y, tras ofrecer sacrificios a Minerva (Atenea greiga) pusieron a Ilión bajo su protección. Tras la Paz de Apamea, la ciudad fue parte de los dominios del Reino de Pérgamo, entre 188 y 133 a.C., hasta que Pérgamo cayó bajo el poder de la República romana y Troya pasó a formar parte de la provincia de Asia.

En el año 85 a.C., el general romano Fimbria destruyó y saqueó Troya durante la guerra contra Mitrídates, que había combatido la dominación romana en Oriente. Posteriormente, el emperador Augustro reconstriyó el templo de Minerva. Julio César, después de la Batalla de Farsalia, visitó, en el año 48 a.C., la ciudad de Ilium, que él consideraba la patria de sus antepasados. Aumentó el territorio de la ciudad y la liberó de tributos. En esa misma época se acuñó por vez primera moneda con la imagen de Eneas huyendo de Troya con su padre Anquistes en bracos y el mítico Paladino.

El emperador Caracalla llegó a Ilium en el año 214 d.C., y consagró allí a Aquiles una estatua y organizó desfiles militares en torno a la supuesta tumba del mítico guerrero. Para que estos actos se asemejaran más a los juegos en honor de Patroclo tras su muerte, narrados en la Ilíada, mató a su amigo Festo para que representase dicho papel.


EL FINAL DE TROYA

Después de que el emperador Constantino hubiese hecho oficial la religión cristiana como religión del Imperio Romano, el emperador Juliano el Apóstata, partidario de las antiguas creencias, visitó la ciudad entre los años 354 y 355, pudiendo comprobar que la tumba de Aquiles se mantenía allí y que se seguían ofreciendo sacrificios a la diosa Atenea (Minerva). Pero en el año 391 se prohibieron, definitivamente, los ritos paganos.

Hacia el año 500 ocurrió un gran terremoto que provocó el derrumbe definitivo de los edificios más emblemáticos de Troya. Parece ser que la ciudad siguió siendo un asentamiento poblado durante la época del Imperio Bizantino hasta el siglo XIII, pero apenas se tienen nuevas de sucesos ocurridos en ella. Poco después de la misma existencia de la ciudad, cay´p en el olvido. Tras la Caída de Constantinopla en el año 1453 ante los otomanos, la colina sobre la que se asentaba la mítica ciudad fue llamada Hisarlic, cuyo significado en turco es "dotada de fortaleza".



MAPA HOMÉRICO Y EL ORIGEN DE LOS HÉROES GRIEGOS
(Click en imágen para ver más)

No hay comentarios:

Publicar un comentario