jueves, 20 de febrero de 2014

ENEAS - LA APOTEOSIS DE ENEAS


Narraciones mitológicas posteriores a La Eneida de Virgilio relataban cómo, tras la victoria de Eneas sobre Turno, Venus pidió a Júpiter que acogiese a su hijo entre las divinidades celestes. Todos los dioses, Juno incluida, ya más conciliadora, dieron su asentimiento y el padre de los dioses, asintiendo fuertemente con la cabeza, confirmó su voluntad.

Venus lo agradeció y, transportada en vuelo por palomas, se dirigió hacia la desembocadura del Municio, en el Laurentino, ordenando al río que eliminase de Eneas todo cuanto tenía de mortal; luego ungió el cuerpo de su hijo así purificado con un ungüento divino y, rociando su boca con néctar y ambrosía, lo convirtió en dios.


VENUS Y ENEAS
Nicolas Poussin
s. XVII
Colección particular



No hay comentarios:

Publicar un comentario