viernes, 7 de febrero de 2014

ODISEO Y EL GANADO DE HELIOS


En la Odisea de Homero, Odiseo y su tripulación superviviente del encontronazo en las llamadas "rocas errantes" desembarcaron en la isla de Trinacia, consagrada al dios Sol, al que Circe llama Hiperión en vez de Helios. Allí se guardaba el sagrado ganado rojo del dios: "llegarás más tarde a la isla de Trinacia, donde pacen las muchas vacas y pingües ovejas de Helios. Siete son las vacadas, otras tantas las hermosas greyes de ovejas, y cada una está formada por cincuenta cabezas. Dicho ganado no se reproduce ni muere y son sus pastoras dos deidades, dos ninfas de hermosas trenzas: Faetusa y Lampetia; las cuales concibió de Helios Hiperión la divina Neera. La venerada madre, después que las dio a luz y las hubo criado, llevólas a la isla de Trinacia, allá muy lejos, para que guardaran las ovejas de su padre y las vacas de retorcidos cuernos". (Canto XII, 127 - 137).

Aunque Odiseo advirtió a sus hombres para que no lo hicieran, éstos mataron y comieron impíamente algunas cabezas del ganado. Las guardianas de la isla, hijas del dios, se lo dijeron a su padre. Helios, sin embargo, apeló a Zeus, quien destruyó el barco y mató a todos los hombres salvo a Odiseo, el único que no había dejado de respetar el ganado, tal y como le aconsejó el dios Eolo.


1 comentario:

  1. Los hombres de ody come del Rey de Helios ganado!

    ResponderEliminar