martes, 4 de febrero de 2014

TIRESIAS - ODISEO EN EL HADES


En la mitología griega, Tiresias fue un adivino ciego de la ciudad de Tebas; fue uno de los dos adivinos más célebres de la mitología griega, pues el otro fue Calcas. Era hijo de Everes y la ninfa Cariclo y padre de dos hijas, Manto y Dafne.


TIRESIAS EL ADIVINO

Tiresias era un adivino que aparecía en todos los fragmentos mitológicos relacionados con Tebas desde la época de Cadmo hasta la expedición de los Epígonos. Fue él quien aconsejó que se entregara el trono de la ciudad al vencedor de la Esfinge y, más tarde, sus revelaciones conducirían a Edipo a descubrir el misterio sobre su nacimiento y sus involuntarios crímenes. 

Tiresias era ciego desde su juventud. Según las versiones, su ceguera fue causada por la diosa Atenea, quien lo castigó por haberla sorprendido mientras se bañaba. Sin embargo, existe otra versión que defendía que la diosa Hera fue quien lo condenó tras mediar en una disputa sobre el placer que tenía con Zeus. Pero en ambos casos le fue concedido como compensación el don de ver el futuro. 

En la última versión, Tiresias sorprendió a dos serpientes apareándose, las separó y entonces Hera lo convirtió en mujer. Siete años más tarde, Tiresias volvió a ver a las serpientes en una situación similar y entonces la reina de los dioses le hizo recobrar su sexo. Esta experiencia única hizo que Zeus y Hera recurriesen a él como árbitro en una discusión sobre quién experimentaba más placer sexual. Cuando Tiresias afirmó que el hombre experimentaba una décima parte del placer que la mujer vivía, Hera, indignada, lo castigó dejándolo ciego. Zeus, en cambio, le otorgó el don de la profecía y una larga vida.

El significado esencial de la figura de Tiresias residía en su papel de mediador: gracias a sus dotes proféticas, mediaba entre dioses y hombres; por su condición andrógina, lo hace entre hombres y mujeres; y por la excepcional duración de su vida, entre vivos y muertos. 


TIRESIAS EN LA ODISEA

A petición de sus compañeros, Odiseo expresó a la maga Circe su deseo de partir. Pero la hechicera le aconsejó que antes de hacerse a la mar fuese al reino de Hades, el inframundo, para consultar al adivino Tiresias.

Así pues se dirigió al reino de los muertos porque necesitaba saber todo lo concerniente a su regreso, la situación de Ítaca y sus otras posibles hazañas. El héroe, siguiendo los consejos de Circe, cumplió las libaciones y sacrificios necesarios para entrar en contacto con las almas de los difuntos. La sangre de las víctimas sacrificadas, cayendo en el abismo, hizo subir del Hades las almas de los muertos que deseaban ser interrogadas: sólo después de haber bebido podrían conversar con el héroe. La sombra de Tiresias debía, sin embargo, beber la primera, como si dispusiese además de una cierta preeminencia en el Hades.

En efecto, Tiresias fue presentado por Circe como "el ciego, que no ha perdido nada de su espíritu" (X, 492), mientras que las otras almas eran consideradas como "las cabezas sin fuerza de los muertos" (XI, 28). En fin, el adivino ciego era descrito "llevando un cetro de oro" (XI, 90), un símbolo del poder que le había sido reconocido.

Beneficiándose así de ese favor excepcional, podía todavía decir lo que han resuelto los dioses y predecir a Odiseo todas las trampas que le esperarían en su regreso a casa. Después de haber explicado la causa del odio del dios de los mares Poseidón, quien perseguía a Odiseo y sus compañeros por haber cegado a su hijo el Cíclope Poligemo, el adivino prodigó sus consejos: entre ellos, el de respetar a toda costa el ganado del dios Helios. Por otro lado, anunció al héroe que la masacre de pretendientes que deshonraban su casa no sería para él la última aventura, pues debería volver a partir hasta que encontrase una tribu que no sepa la existencia del mar y hacer allí un sacrificio a Poseidón.


TIRESIAS APARECE ANTE ODISEO DURANTE
EL SACRIFICIO
Heinrich Füssli
1780 - 1785
Viena, Graphische Sammlung der Albertina



ODISEO EN LOS INFIERNOS SENTADO ENTRE
EURÍLOCO Y PELIMEDES, CONSULTANDO AL
ESPÍRITU DE TIRESIAS
Crátera en cloche lucaniana del
Pintor de Dolon
Siglo IV a.C.
París, Gabinete de Medallas

1 comentario:

  1. ¿Puede ser: 'Derketa', una supuesta deidad de lo mortífero, una diferente transcripción de: 'Circe'? ¿O qué?

    ResponderEliminar