domingo, 16 de marzo de 2014

AMALTEA


Amaltea era la ninfa que fue nodriza de Zeus. A veces ha sido representada como una cabra que amamantó al dios infante en una cueva en Creta, y otras veces como una náyade, quien lo crió con la leche de una cabra en el monte Ida.

La diosa Rea, esposa de Cronos o Saturno, quiso salvarle la vida a su último hijo de la voracidad de su marido, que devoraba a sus hijos conforme nacían. Así, Rea lo escondió en el monte Ida de la isla de Creta, donde lo recogió esta ninfa, alimentándolo con miel de abeja y leche de cabra.

Un día a la cabra se le rompieron uno de sus cuernos, que Amaltea llenó con flores y frutas antes de llevárselo a Zeus, que lo subió entre las estrellas junto con la cabra, convirtiéndose ésta en el primer unicornio, y siendo en el cielo la cabra que representa la constelación Capricornius, o simplemente la estrella Capella; el cuerno fue desde entonces llamado cornucopia. De acuerdo con el mito, fue el mismísimo Zeus quien rompió accidentalmente el cuerno con uno de sus rayos y se lo dio a Amaltea, prometiéndole proporcionarle en abundancia todo lo que deseara. Amalea se lo cambió a Aqueloo (su supuesto hermano) por su propio cuerno, que se había roto en la disputa con Heracles por la posesión de Deyanira. 

Según la mitología clásica, los dueños del cuerno fueron muchos y variados. En general, se consideraba un símbolo de riquezas inacabables y abundancia, y se convirtió en atributo de varias divinidades (como por ejemplo de Hades, Gea, Deméter o Hermes), y de los ríos (como el Nilo) como fertilizantes de la tierra.

En algunas versiones, a la muerte de la cabra el padre de los dioses habría tomado su piel para vestirse con ella, convirtiéndola en la égida (término griego aigis = "piel de cabra").

El célebre término de "cuerno de Amaltea" es aplicable a una región fértil: una finca propiedad de Tito Pomponio Ático se llamó Amaltheum. Las monedas cretenses representaban al infante Zeus amamantado por la cabra; otras monedas griegas, en cambio, mostraban sujeto a sus ubres o llevado en brazos de una ninfa.


INFANCIA DE ZEUS
(LA CABRA AMALTEA ALIMENTA A
ZEUS)
Jacob Jordaens
1640
París, Louvre

No hay comentarios:

Publicar un comentario