miércoles, 19 de marzo de 2014

ANTEO



Anteo era hijo de Poseidón y de Gea, la Tierra. Era un gigante de la mitología griega, que medía cien pies de altura.

Este personaje habitaba en la isla de Irasa, situada más allá del estrecho de Gibraltar, ya en el curso del lejano Océano. En el estrecho fundó una ciudad a la que puso el nombre de su mujer, Tingis, que correspondería a la actual Tánger. Pero, según la mitología bereber, esta ciudad sería fundada por Sufax.

Anteo desafiaba a cualquiera que atravesase sus dominios, obligando a los viajeros a luchar contra él y los aplastaba con el peso de su cuerpo. La razón de estos actos era el haber hecho voto de construir un templo a su padre con cráneos humanos. Siempre vencía en sus peleas, puesto que cada vez que caía en tierra o la tocaba, Gea, su madre, le daba fuerzas de nuevo.

Según las afirmaciones de Plutarco, Heracles se juntó con Tingis después de la muerte de Anteo. El mito indicaba, además, que el gigante habría sido sepultado en Tánger, en un túmulo de tierra con la forma de un hombre tumbado. Se contaba que si se retiraba tierra de la tumba comenzaría a llover y no pararía hasta que el agujero fuese tapado de nuevo. A parte de esto, la leyenda defiende también que Sertorio hizo abrir el sarcófago donde se suponía que se encontraban los huesos de Anteo y, al encontrar las piezas oseas de un tamaño descomunal, ordenó, horrorizado, que volviesen a cubrirlo con tierra.

En referencias posteriores su imagen de gigante se mantendría: por ejemplo, en la Divina Comedia de Dante, Anteo era un gigante que custodiaba el noveno círculo del Infierno.


ANTEO Y HERACLES

Provocado Heracles (también conocido como Hércules en la Antigua Roma) a combate por el horrible gigante, el héroe lo derribó hasta tres veces en tierra, pero en vano, porque Gea, la Tierra, reanimaba sus fuerzas al ponerse en contacto con ella.

Heracles se dio cuenta de este singular prodigio y lo levantó en vilo para impedirle recibir el aliento de su madre, logrando así asfixiarlo con sus brazos.


HÉRCULES Y ANTEO
Francisco de Zurbarán
1634
Madrid, Museo del Prado




HÉRCULES Y ANTEO
Antonio del Pollaiolo
1470
Florencia, Museo del Bargello

No hay comentarios:

Publicar un comentario