jueves, 20 de marzo de 2014

ARIMASPOS


Los arimaspos, del escita arima ("uno") y spu ("ojo"), o bien del iranio aspa ("caballo") y arima ("salvaje") o aryama ("el que ama") eran, según la mitología griega, un pueblo fantástico que habitaba más allá de la tierra de los isedones, en el más remoto noreste.

Es Plinio el Viejo quien ofrecía información sobre las maravillas de oriente que se incluirían posteriormente al imaginario cultural occidental. En su Naturalis Historia, concretamente en los libros del V al VII (el cual fue una de las principales fuentes informativas sobre la naturaleza y sus prodigios), describía el repertorio de razas monstruosas, comunmente denominadas "razas plinianas". Desde tiempos anteriores, estos pueblos fantásticos poblaron una extensa franja geográfica -eso sí, siempre imaginaria- localizada en las periferias del mundo.

Los arimaspos se encontraban en el helado norte, parte en Asia y parte en el continente europeo. Esa región era conocida como Escitia, un espacio frío e inhóspito. Allí abundaban los pueblos extraordinarios, de los cuales algunos eran considerados incluso monstruosos.

Al igual que los Cíclopes, los arimaspos tenían un sólo ojo, tal y como su nombre en escita decía, y mantenían un continuo enfrentamiento con los grifos, los guardianes del oro.


LOS ARIMASPOS
Arriba: ilustración de El libro de Alexandre
Abajo: los mapas de Hereford y de Ebstorf

No hay comentarios:

Publicar un comentario