sábado, 29 de marzo de 2014

EL JABALÍ DE ERIMANTO


El jabalí de Erimanto era un terrible monstruo que aterraba y destruía todo lo que encontraba a su paso. Tenía ese nombre porque vivía en el famoso Erimanto, un monte de la Arcadia y la Élide. Era un jabalí antropófago, podía hacer surgir terremotos y sus colmillos eran capaces de arrancar fornidos árboles de raíz. Es conocido por su protagonismo en los célebres trabajos de Heracles.

En el camino hacia Erimanto para realizar su tercer trabajo, el héroe Heracles hizo una parada breve para visitar a un amigo centauro llamado Folo, quien, en memoria de tiempos lejanos compartió con él comida y vino. Pero los demás centauros, al oler la bebida que estaba especialmente reservada para ellos se enfurecieron de una manera tan significante que atacaron duramente al semidiós. Éste primero los rechazó rotundamente pero más tarde mató a alguno que otro mientras los demás se retiraban con sus flechas llenas del veneno de la Hidra de Lerna. 

Después del episodio se dirigió a realizar su misión. Heracles encontró al jabalí y, mientras lo perseguía durante horas intentaba acorralarlo en una zona cubierta de blanca nieve. Allí, saltando sobre el lomo de la bestia, lo ató con sólidas cadenas de hierro y se lo llevó a Micenas cargándolo sobre sus hombros. El cazar a esta gigantesca criatura fue el tercero (cuarto en otras versiones) trabajo de los doce que Euristeo mandó realizar.


HÉRCULES Y EL JABALÍ DE ERIMANTO
Louis Tuaillon
1904
Berlín

No hay comentarios:

Publicar un comentario