lunes, 31 de marzo de 2014

LÉLAPE O LAELAPS


Lélape, también conocido como Laelaps ("viento de tormenta" en el griego antiguo") era un perro que siempre atrapaba a sus presas cuando iba de caza. Era un regalo que hizo el padre de los dioses, Zeus, a la ninfa Europa y que, posteriormente pasó a ser leal a su hijo Minos; éste se lo regalaría más tarde a Procris y después pasaría a ser propiedad de Céfalo. Sin embargo, en otra versión de la leyenda (la de Higinio y Ovidio), este perro fue regalado a Procris por la diosa Diana (Artemisa en la mitología griega).

Según Pseudo-Apolodoro sería un regalo de Minos a Procris. Minos tenía el problema de eyacular escalofriantes serpientes, escorpiones y otros arácnidos que devoraban los genitales de todas sus amantes. Procris consiguió ayudarle a poder evitarlo introduciendo una vejiga de cabra en la vagina de Pasífea, la mujer de Minos. Así, éste echaba todas aquellas alimañas en la vejiga y podía así tener relaciones con su amada. En la versión del autor mencionado, Procris dio a Minos un brebaje para que nada le dañase y luego se acostó con él. Así pues, a cambio de la ayuda, Minos le regalaría a la muchacha el perro y una jabalina que nunca erraba el blanco.

Céfalo era el marido de Procris, que obtendría posteriormente al can y la infalible arma. Así pues, decidió usar a Lélape para cazar a la zorra teumesia, la cual no podía ser atrapada jamás. Esto provocó una llamativa paradoja, ya que un perro que siempre atrapaba a su presa y una zorra que no podía ser atrapada se encontraban en la misma historia. Esta persecución duró largo tiempo hasta que Zeus, perplejo por sus destinos absolutamente contradictorios transformó a los dos animales en rocas.


LA MUERTE DE PROCRIS
Piero di Cosimo
1495
Londres, National Gallery

No hay comentarios:

Publicar un comentario