domingo, 20 de abril de 2014

ÉACO


Éaco era el rey de la isla Egina, situada en el golfo Sarónico. Fue comúnmente conocido por el rigor del sentido de la piedad y la justicia con que gobernó a su pueblo. Sus juicios eran buscados desde toda Grecia, tanto que después de llegar su muerte fue designado juez de las sombras en el Érebo junto a Minos y Radamantis. Una tradición posterior del mito contaba que Radamantis juzgaba las almas de los orientales, Éaco las de los helenos (es decir, los europeos) y Minos era quién tenía el voto decisivo.


ÉACO Y TELAMÓN
Jean - Michel Moreau le Jeune



ORIGEN DE ÉACO

Éaco era hijo de Zeus (Júpiter en Roma) y Egina, hija del dios - río Asopo, por lo que su nacimiento unió a los olímpicos con los inmemoriales espíritus acuáticos ctónicos del país. Su madre fue llevada por el padre de los dioses a la isla desierta de Enone, que desde entonces recibirá el nombre de Egina. 

Se decía que Éaco era uno de los hijos preferidos de Zeus, hasta el punto de que intentó hacerlo inmortal, pero las Parcas, es decir, el destino, se lo impidieron rotundamente.


ÉACO Y LOS MIRMIDONES

Cuando Hera (Juno) se dio cuenta de la infidelidad de su marido Zeus, envió una terrible plaga que diezmó casi por completo la población de la isla de Egina. Éaco rezó entonces a su padre Zeus pidiéndole ayuda. El rey de los dioses olímpicos convirtió en hombres a las hormigas de la zona, que serían llamados Mirmidones. Éstos serían conocidos, más que nada, por su participación en la Guerra de Troya.


ÉACO Y LAS MURALLAS DE TROYA

Las fructíferas plegarias de Éaco a Zeus pidiéndole lluvia en una época de gran sequía se conmemoraban en un templo de la isla de Egina. Él mismo erigió un templo dedicado a Zeus y ayudó tanto a Poseidón como a Apolo, que habían sido castigados por el padre de los dioses, en la cosntrucción de las magníficas murallas troyanas para el rey Laomedonte.

ÉACO Y ENDEIS

Éaco también fue conocido por su aventura con la nereida Psámate ("arena de la orilla del mar"), de la que nació el malogrado Foco. Poseriormente se casó con Endeis de Megara, de la que tuvo a los héroes Telamón y Peleo, padre de Aquiles. Éstos, quizás incitados por su madre, matarían a su hermanastro Foco. Conociendo tal acto, Éaco, terriblemente afectado, expulsaría a sus dos hijos de su reino. Fue tan desmesurada la cólera que sentía Psámate cuando se enteró que su hijo había muerto, que en venganza se convirtió en una feroz loba que acabó con todo el ganado de la isla de Egina.

ÉACO COMO JUEZ DE LOS MUERTOS

Cuando Éaco murió se convirtió en uno de los jueces de los muertos en el Hades junto con Radamantis y Minos.

En Las ranas de Aristófanes, el dios Dionisos (Baco en la tradición latina) descendió al Hades y se presentó como Heracles, haciendo así que Éaco se lamentase del robo de Cerbero por parte del héroe y le condene a ser torturado en el Aqueronte por los sabuesos de Cocito, Equdna, la murena tartesia y las gorgonas tritasias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario