viernes, 25 de abril de 2014

EL ANILLO DE GIGES


La leyenda que habla sobre el mítico Anillo de Giges es relatada por el célebre filósofo ateniense Platón en el libro II de su La república. En realidad, era un objeto que guardaba vaga relación con el Giges histórico del que Heródoto ofrecía datos.

Narraba la leyenda que un pastor llamado Giges tras una turbulenta tormenta y un tenebroso terremoto encontró, en lo más hondo de un profundo abismo, un caballo de bronce con un cuerpo sin vida en su interior. Este último tenía un brillante anillo de oro y el pastor decidió quedarse con él. Lo que Giges desconocía por completo era que aquel objeto tenía cualidades extraordinarias, que cuando se le daba la vuelta, le volvía invisible. En cuando comprobó las propiedades del anillo, Giges lo usó para seducir a la reina y, con ayuda de ella, matar al rey para así poder apoderarse del reino.

Galucón, el hermano de Platón, hacía referencia directa a este mito para así poder ejemplificar su teoría de que todas las personas son injustas por naturaleza. Sólo son justas por miedo al castigo de la ley o por obtener algún beneficio a cambio de un buen comportamiento. Si las personas fuesen invisibles a la ley como Giges con el anillo, la injusta naturaleza se reflejaría.

Este mito ha tenido una gran influencia en el campo filosófico, ya que daba a entender que el ser humano hace el bien hasta que puede hacer el mal cuando "se hace invisible", y puede acceder a cosas que no son suyas, con lo que llevado por esas circunstancias ese alguien se corrompe irremediablemente. Así pues, la persona no sería libre en absoluto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario