viernes, 13 de junio de 2014

EL RÍO ESTIGIA


Estigia (también conocida como Éstige, Estix o Estige) era una oceánide hija de Océano y Tetis o, según Higino, una diosa hija de Érebo (las tinieblas) y Nix (la noche). Hesíodo afirmaba que era la mayor y más respetada de las oceánides. Personificaba el río Estiga, un río del inframundo griego.


LA TRAVESÍA DEL ESTIGIA
Gustave Doré
1861


EL MITO DE ESTIGIA

Tuvo cuatro hijos con Palas: Niké, Cratos, Bía y Zelo. A esta lista Higinio añadió al temible monstruo Escila. Otros autores, tales como Apolodoro, consideraban a la propia Perséfone (Proserpina en Roma, hija de Ceres) hija de Estigia con Zeus, afirmando así que siempre fue la diosa del inframundo. Pausanias defendía también que era la madre de Equidna junto a Peiras.

Durante la guerra de los olímpicos con los titanes, más conocida como la Titanomaquia, Estigia siguió el consejo de su padre ofreciéndole su ayuda a Zeus, siendo así la primera en hacerlo entre los inmortales. Como recompensa, el padre de los dioses la colmó de verdaderos honores, recibió a sus hijos en su séquito de deidades e hizo que su nombre fuese sagrado, prestando por él los dioses sus más solemnes juramentos. Cuando un dios prestaba juramento en su nombre, Iris llenaba una copa de oro con su agua. Quien abjurase bebía ese líquido perdiendo la voz y la respiración durante un Gran Año (nueve años) y sería excluído así otros nueve de las reuniones y los banquetes de los dioses.



EL RÍO ESTIGIA

El río Estigia constituía el límite entre la tierra y el mundo de los muertos, el Hades, al que circundaba nueve veces. Éste río era, literalmente, el "río del odio". Los ríos infernales (Estigia, Flegetonte, Lete, Aqueronte, Cocito) convergían en su centro formando una gran ciénaga. 

Se pensaba popularmente que las almas de los difuntos podían cruzar el Estigia en una barca guiada a veces por Caronte y otras por Flegias, pero la mayoría de las fuentes clásicas afirman que el primero porteaba el Aqueronte y el segundo el Flegetonte. Llegados al inframundo, las almas recibían un premio o un castigo en función de la vida que habían llevado cuando aún se encontraban con vida, de forma similar a lo establecido por la antigua mitología egipcia.

Según la leyenda, el Estigia volvía invulnerable cualquier parte del cuerpo que fuese sumergida en sus aguas. Así, Tetis bañó a su hijo Aquiles en el río, por lo que el héroe aqueo logró la invulnerabilidad a excepción de su célebre talón por el que su madre los sujetó al sumergirlo. Por tanto, éste fue su único punto débil.


TETIS SUMERGIENDO AL PEQUEÑO
AQUILES EN EL RÍO ESTIGIA
Peter Paul Rubens
1625

No hay comentarios:

Publicar un comentario